Escrito sobre las drogas, por Ricardo Braun (h)







11/1994

Este escrito está basado en un trabajo presentado por Ricardo
Braun (h) en la facultad de Psicología UBA, con el agregado de
algunas consideraciones de orden jurídico y político.
El tema tiene que ver con el autoritarismo, la ignorancia y
la valentía política.
Las frases y argumentos pueden ser útiles para un periodista
al formular alguna pregunta.
Dado que no hice distincion entre las opiniones propias y ajenas,
consideren que todo está entrecomillado.

INTRODUCCION


"Para que cada pena no sea una violencia de uno o de muchos,
contra un ciudadano privado, debe ser esencialmente pública
rápida necesaria, la menor de las posibles en las circunstancias
dadas, proporcionada a los delitos y dictadas por las leyes".
(Beccaria "De los delitos y las penas")

Prohibir una multitud de acciones diferentes, no es prevenir
los delitos que de ellas puedan nacer, sino crear otros nuevos,
es definir caprichosamente la virtud y el vicio que nos han sido
predicados como eternos e inmutables. A que seríamos reducidos
si hubiese de prohibirsenos todo lo que pueda inducirnos al
delito, sería preciso privar al hombre del uso de sus sentidos.

Cuando el estado es mas corrupto, es cuando hay mas cantidad de
leyes. Tacito (55-117 DC)

El estado es mejor gobernado cuando tiene pocas leyes y estas
son estrictamente observadas. Descartes. (1596-1650)

CONSECUENCIAS DERIVADAS DE LA PROHIBICION

- Creación de nuevos tipos de delincuentes, el narcotraficante
y el consumidor de drogas.
- Aumento de la población carcelaria por consumidores, ahora
delincuentes.
- Narcoterrorismo y corrupción de jueces y políticos.
- Privación (ilegítima) de la libertad.
- Violaciónes al derecho a la privacidad.
- Muertes por intoxicación, debida a la mala calidad de los
productos.
- Perdida de ingresos fiscales por ser una actividad ilegal.
- Ingentes recursos destinados a la represión que podrían ser
volcados a prevención y tratamiento.
- Incentivo para que un joven haga "plata facil" sin robar.

Es común que las personas adquieran una dependencia patológica,
con los objetos prohibidos. Sobre todo en la adolecencia donde
se comienza a cuestionar la autoridad de los padres.
Los adultos plenamente responsables, rechazan la imposición por
parte del Estado, de normas que limitan su libertad y deseos
personales.
Esto lo saben muy bien todos los psicoanalistas. Por eso es
difícil el tratamiento de una persona, obligada a curarse por
un juez.

El usuario establece una dependencia de carácter patológico, con
un objeto prohibido por un orden socio jurídico y legal.

Con la droga alcohol, existe una influencia desde lo social
favorable para su consumo (a través de la publicidad) y se
asocian al concepto de fiesta. Freud dice: "Una fiesta, es un
exceso permitido y hasta ordenado, una violación solemne de una
prohibición". (Cosa que no sucede con las drogas ilegales).

NUESTRA LEY no hace diferencia alguna entre los distintos tipos
de drogas y no incluye al alcohol.

Vale la pena leer los parrafos mencionados.

En el art 12, la ley reprime con 2 a 6 años de prisión mas una
multa, al que preconizare o difundiere públicamente el uso de
estupefacientes. (Sin embargo se permite la publicidad de las
bebidas alcohólicas).

Prisión de 1 a 6 años y multa por tenencia de estupefacientes.
Si es inequívocamente para consumo personal, de 1 mes a 2 años.

Lo que se postula en esta encarcelación del adicto, es convertir-
lo en un delincuente, lesionando los derechos de la libertad
individual. Asimismo parece que se desea terminar con la droga,
atacando a su víctima.
Permite que efectivos de cualesquiera de los organismos de
seguridad y de la Administración Nacional de Aduanas, superpongan
sus juridicciones, en persecución de sospechosos de delitos e
infracciones a esta ley.
Se crear un banco de datos para el mejor acceso a la información.
(Esto dio origen a la Secretaría de Lucha contra el Narcotr fico
y Prevención de la Drogadicción)

Al mismo tiempo, y a pesar de semejante rigurosidad y saña,
el consumo sigue creciendo.

Es curioso el hecho que la LUCHA y la PREVENCION estén reuni-
das en una misma Secretaría, ya que la sana administración acon-
seja que los organismos se controlen por oposición de intereses.
Es obvio que la salud y la guerra son dos cosas totalmente dife-
rentes.
Esto se potencia si observamos que también es el Poder Ejecutivo
el que "decreta" que "ES" estupefaciente y que no, (art 40).

Es una concentración de poder peligrosa porque puede
facilmente ser infiltrada por la MAQUINARIA CORRUPTIVA DE LOS
NARCOTRAFICANTES.

Se OMITE en el texto de la Ley, a los organismos competentes,
como la Academia N. de Medicina, la Universidad, etc..

En el art 17 dice : ... "si en el juicio se acreditase que la
tenencia es para uso personal, declarada la culpabilidad del
autor y que el mismo depende física o psíquicamente de estupefa-
cientes, el juez podr dejar en suspenso la aplicación de la
pena y someterlo a una medida de seguridad curativa por el
tiempo necesario para su desintoxicación y rehabilitación".

A lo que apunta esta ley es a EQUIPARAR al ADICTO con un
DELINCUENTE, utilizando asimismo los términos peligrosidad,
para poder justificar, a través de la alarma social, una deten-
ción por un supuesto delito, la adicción, y demostrando la benig-
nidad de la norma, aduciendo una atención profesional para el
adicto.

En el segundo p rrafo del art 17, el peligro autoritario y de
control social, llega a niveles que ni los totalitarismos mas
extremos podrían soñar:
"Si transcurridos dos años de tratamiento no se ha obtenido un
grado aceptable de recuperación por su falta de colaboración,
deber aplicársele la pena y continuar con la medida de seguridad
por el tiempo necesario o solamente esta última". O sea que la
medida de seguridad puede ser eterna porque no tiene un límite
en esta ley.
Si a esto le agregamos el art 19 donde dice que dicha medida
puede ser llevada a cabo con internación y los institutos que
se destinen al efecto, son habilitados con autorización de la
"autoridad sanitaria nacional": podría permitir declarar loco
a un disidente (lease adicto en argentino) y mandarlo a Siberia.

La ley no aclara que es "un grado aceptable de recuperación" (lo
cual es prácticamente imposible) aumentando la arbitrariedad y
discrecionalidad para el que la tenga que hacer cumplir.

Seguidamente añade (...) "por su falta de colaboración"; así se
hace descansar nuevamente en el adicto, la responsabilidad del
tratamiento, ya que el fracaso es por su culpa, y no se tiene
en consideración los reiterados fracasos por la aplicación de
recetas inadecuadas, donde la responsabilidad está en los
profesionales.

El art 22 dice: " Acreditado un resultado satisfactorio de las
medidas de recuperación establecidas en los art 17, 18 y 21, si
después de un lapso de tres años de dicha recuperación, el autor
alcanzara una reinserción social plena, familiar, laboral y
educativa, el juez, previo dictamen de peritos, podr librar
oficio al Registro Nacional de Reincidencia y Estadística Crimi-
nal y Carcelaria para la supresión de la anotación relativa al
uso y tenencia indebida de estupefacientes".

Por último merece un comentario el art 21 donde hace referen- q73
cia a si el ciudadano es un principiante o un experimentador, en
ese caso el juez, por única vez, podrá sustituir la cárcel por
una medida educativa.

Aquí se produce un interesante FALLIDO ya que dice:
"Tal medida debe comprender el cumplimiento obligatorio
de un programa especializado relativo al comportamiento
RESPONSABLE (sic) frente al uso y tenencia indebida de
estupefacientes"...

Es sumamente contradictorio y curioso que exista para esta ley
un comportamiento RESPONSABLE frente a las drogas si ella misma
las prohibe. En realidad toda esta ley debería reducirse a este
párrafo o sea, llegar a que todos tengamos una conducta
responsable, cosa que considero posible, lógica y, como diría
Freud, "imprescindible".

No hay argumentos médicos psiquiatricos serios que consideren
mejor o peor a un alcoholico que un fumador de marihuana o un
cocainómano.
El bien social no es mas afectado por un drogado, que por un
borracho.
Es natural que existan leyes u ordenanzas que moderen la
actividad humana fuera de los límites de su casa. Un borracho,
por ejemplo debería llevárselo a un hospital o comisaría hasta
que se le pase la borrachera, lo mismo que un drogado en un lugar
público. A un médico borracho o drogado, no se le debe permitir
operar y a un automovilista, manejar. Si ocasionara un accidente
la pena debería ser mayor que si estuviese sobrio.
Igualmente deberán limitarse los horarios y los lugares de expen-
dio.
Es importante un marco legal en este aspecto.

* ¿Que ocurre en el Mundo? La opinión pública, de los políticos
y la de los especialistas, esta dandose vuelta, al comprobar que
la lucha se está perdiendo inexorablemente, además del terrible
aumento del consumo, en los paises del Este.
En épocas del comunismo, la dictadura controlaba el narcotráfico
a "punta de bayonetas". Es el único método represivo que logra
éxito.
Pero esto no es lo que deseamos para nuestro pais.
Italia, Alemania, Suiza, España y proximamente otros paises
ya tienen una actitud mas moderada en cuanto a la cuestión.
Valdría la pena conseguir los "considerandos" de los decretos o
leyes de aquellos paises.


LA EXPERIENCIA HOLANDESA

La experiencia Holandesa está impresa en un artículo que la
embajada de Holanda entrega a pedido del interesado.
Es el pais en el mundo que tiene mayor experiencia en la
liberación del consumo.
El argumento, ante el éxito de Holanda en la lucha contra las
drogas es que: "los holandeses no son iguales a los argentinos".
El contrargumento debe hacerse antes, cuando el entrevistado
admita que la condicion humana, es la misma para toda la especie.
Que nuestras debilidades y adicciones son comunes en todas las
culturas.
Es un pobre argumento que no resiste la consideración de ningún
psicólogo, antropólogo o sociólogo de importancia.

Obviamente la idología juega un importante factor, además de las
razones prácticas, económicas y políticas.

"La comunidad internacional tiene que escoger entre dos alter-
nativas. Una es continuar en su rumbo actual y enfrentar el
fracaso. La otra es acomodarse a las realidades existentes".
dice Robert Samsom, vicedirector de Salud y uno de los expertos
en drogas del gobierno de Holanda. "El peligro de que las
economías nacionales se corrompan fundamentalmente por el dinero
ilegal de las drogas, excede de lejos la amenaza que significa
para la sociedad el abuso de drogas".

En el sistema de legalizaciones que Samsom sugiere para el resto
de Europa, los cultivadores de plantas narcóticas recibirían
una licencia, sufrirían cuotas y se verían obligados a vender
sus cosechas a un monopolio del gobierno. El monopolio
controlaría las tiendas de expendio, precios y calidad. Las
drogas blandas se venderían con advertencias para la salud y
direcciones para su uso.

* Un informe sobre la situación de las drogas en el mundo,
realizado en 1992 por la Junta Internacional de Control de
Narcóticos, apuntó que la política de Holanda sobre drogas
blandas contradice los tratados internacionales.
Pero el Primer Ministro Ruud Lubbers respondió que la tasa de
mortalidad de Holanda por abuso de drogas " es muy baja según los
niveles internacionales". La experiencia de Holanda parece
apoyar el punto de vista del gobierno de que la legalización no
significa necesariamente un incremento en el uso de la droga.
En varios estudios se halló que el consumo de marihuana ha sido
relativamente estable desde el comienzo de la década del 70.
Korf: "Twenty years of soft drug use in Holland: a retrospective
view, based on twenty years of prevalence studies", Dutch
Journal of Alcohol, Drugs and other Psychotropic Substances,
1988(14) nr. 3, 81-89 and (15) nr. 1, 2- 15, Driessen and Van
Dam: "The development of cannabis use in the Netherlands, some
European countries and the Usa since 1969".

* La ley holandesa distingue entre consumidores y traficantes, y
entre droga dura y droga blanda, como la marihuana y el hachís.
El consumo de drogas blandas no est considerado como una
actividad criminal en Holanda y la venta de pequeñas cantidades
se encuentra tolerada. Los adictos no sufren persecución ni
siquiera por poseer pequeñas cantidades de heroína, pero el
comercio de grandes cantidades puede conducir a largas
sentencias de cárcel, hasta de más de 12 años, por tráfico de
heroína.

* Una encuesta oficial en 1990 indicó que solamente un 2.7 por
ciento de los menores usaba drogas, comparado con un 6,1 por
ciento en los Estados Unidos dos años antes.

* El número de adictos de heroína en Amsterdam ha declinado en
cerca de un tercio desde comienzos de los años ochenta y la edad
promedio de los adictos sube cada año al igual que la edad
promedio de inicio en el consumo.

Peter Cohen, profesor de la Universidad de Amsterdam que fue
consultor de la OMS, afirma que la barrera es ideológica y no
médica. "Estamos hablando de un enfrentamiento de dos mundos.
Ellos no quieren escuchar. ¿Pero, donde muere la mayor cantidad
de gente por enfermedades relacionadas con las drogas? Cierta-
mente, no en Holanda"

El uso de Crack y LSD es casi nulo en Holanda.

Los holandeses piensan que el problema de las drogas es un
problema integral. Discriminación de minorías étnicas,
privaciones, tensiones entre ricos y pobres, deficiencias en el
desarrollo psicológico o social, problemas de vivienda,
desocupación, etc.. son factores que empujan a la sociedad al
consumo de estupefacientes.
En Holanda, el programa de reducción del consumo está integrado
al servicio de seguridad social, el cual garantiza un mínimo de
salario para cualquier ciudadano, como también el acceso a un
sistema de salud.
Se cree que, si todos estos factores socio-económicos no se
tienen en cuenta, cualquier esfuerzo tendiente a reducir la
demanda tiene escasas posibilidades de ser exitoso. Solo combati-
ríamos el síntoma.

Personalmente no creo tanto en la influencia de los problemas
sociales, sino mas bien en una educación que, además de acentuar
la responsabilidad social, le agregue la de la responsabilidad
individual.

Debido a los estudios realizados, que mostraron que la MAYORIA
de los CONSUMIDORES no son ADICTOS, el énfasis en prevención
esta igualmente repartido en prevenir el paso del consumo a la
adicción, como la iniciación al consumo.

Todas las medidas que adopta el gobierno holandés apuntan a
DEMOLER el TABU que gira alrededor del problema de la droga así
como los mitos y sensacionalismos. La IMAGEN del consumidor o la
del adicto también tiene que ser DEMITOLOGIZADA y reducida a su
real proporción, ya que es paradójicamente el estigma, que
produce una poderosa atracción que arrastra a los jóvenes a su
consumo.

En enero de 1993 el parlamento de Italia des penalizó la
posesión de drogas duras o blandas para uso personal. Tres meses
después, en un referendum, el 55 % de la población vió positiva
una mayor liberalización.

En Abril de 1994, la Corte Suprema Alemana falló que la pose-
sión de cantidades pequeñas de drogas dejan de ser penalizadas.


ESTUDIOS HECHOS EN EL HOOVER INSTITUCION, UNIVERSIDAD DE STAN-
FORD, CALIFORNIA

La Universidad de Stanford creó un equipo multidisciplinario
para estudiar el problema de la droga. Integrado por economistas,
funcionarios públicos, jueces, policías, psicólogos
asistentes sociales, médicos, etc.

Llegaron a la conclusión de que así, "la guerra contra las
drogas" no se puede ganar. El enemigo se mueve demasiado rápido.
Lo que se est logrando es convertir en MULTIMILLONARIOS a
los NARCOTRAFICANTES, y CORRUPTOS a nuestros POLITICOS.

A pesar de la ilegalidad y la guerra 26 millones de Estadouni-
denses siguen gastando cerca de 100.000 millones de dólares en
drogas ilegales, haciendo de esta la industria mas importante
del mundo.

Desde el Gobierno se gastan miles de millones de dólares en una
guerra que no se puede ganar, los cuales podrían ir a las rea
de salud y educación. "Aquí en California estamos cerrando
escuelas mientras abrimos nuevas cárceles".

El 60% de las cárceles federales est n ocupadas por personas
relacionadas con ofensas a la ley de drogas, comparado con el 8%
de 1975. Sin embargo el consumo en los EE.UU sigue creciendo.
"Esto es un enorme gasto para los contribuyentes y es completa-
mente irreal".

Uno de los grandes costos indirectos, que no se tiene en cuan-
ta, es la mala imagen que la sociedad se produce de la policía.
Por otro lado, la policía tiene menos tiempo para dedicarse a
resolver asaltos, robos, crímenes y asesinatos.

La sociedad ha fallado al no reconocer el uso y abuso de drogas
como un problema social y de salud que debería ser tratado con
soluciones sociales o médicas y no policiales.

Nuestra constitución en su artículo 19 nos dice : "Las accio-
nes privadas de los hombres, que de ningún modo ofendan al orden
y la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están solo
reservadas a Dios y exentas de la autoridad de los magistrados.
Sin embargo la Corte Suprema de Justicia de la Nación falló, que
el consumo y la tenencia de estupefacientes es considerada un
delito.
Para llegar a esa conclusión utilizó una serie de clisés y frases
hechas tales como: calamidad social, peste, plaga (como si la
droga en vez de ser una sustancia inerte sea un microbio o
un insecto), etc.
Además podríamos decir lo mismo del alcohol, sin embargo, para el
alto tribunal, esta es permitida.


Proximamente continuará.

Bs. As. 11/1994

ricardo.braun@newage.turbo.net


Logo de Ubik World Domination