chistes pornograficos






1) Casos raros
Una viejita contrató un pendejo de 15 para que le hiciera
un servicio. El pibe, asqueado, la hizo desnudar, la dio vuelta,
se sacó el zapato y la media, y le metió el dedo gordo en el culo.
Poco después dos médicos se encontraron en un pasillo de la
clínica del barrio, y uno dijo:
- No sabés el caso raro que vino hoy. Un pibe con sífilis en el
dedo gordo.
- Eso no es nada. Yo recién atendí a una vieja con pie de atleta
en el culo.

2) Malaria
A un médico le iba muy mal en la carrera, y cuando la
necesidad fue muy grande, decidió trabajar de cualquier otra
cosa. Después de mucho buscar, consiguió un trabajo de camionero.
Un día lluvioso iba por la ruta, cuando vio una monjita
haciendo dedo. Compadecido de la mujer, y aburrido por el largo
viaje, la hizo subir. Cual no fue su sorpresa cuando vio que la
monjita le hacía insinuaciones sexuales. Luego de resistir un par
de veces, la tentación fue muy grande: paró el camión a un
costado de la ruta, y se acostó con ella. En el momento crítico,
la monjita dijo: "por adelante no, hermano, que es de Dios. Por
atrás puede ser". La situación no daba para discusiones
teológicas, y el médico-camionero aceptó la condición. Luego de
finalizar, y antes de bajar del camión, la monjita dice:
- Para perdonar esto que has hecho, necesito una contribución
económica de 50$.
- Pero hermana, me extraña que me cobre - dijo el médico irritado
sacando la billetera. Como si no fuera poco lo que acaba de
hacer, ahora me pide dinero. Mire, le voy a confesar algo.Ante
la necesidad económica, hay que sacrificarse. Aquí como me ve,
trabajando de camionero, yo soy médico.
- Y aquí como me ve a mí de monjita, yo soy ingeniero.

3) El gran macho argentino
Un médico recibe a un paciente, que se queja de estar muy
agotado y ojeroso. Luego de revisarlo, y sin encontrar nada en
especial, el profesional comienza el interrogatorio.
- Ud. come bien?
- Sí.
- Va bien de cuerpo?
- Sí.
- Ud duerme bien?
- Sí.
- Ud., este, es casado?
- Sí.
- Con su mujer, todo bien?
- Sí, todo bien. Tres veces por día, infaltablemente.
- Caramba, que bien. No muchos pueden decir lo mismo.
- Bueno, eso no es todo. Tengo una amiguita
- Ajá. Tiene relaciones?
- Tres veces por día, llueva o truene.
- Caramba. Ya van seis.
- Espere, Doctor. Tengo una secretaria muy buena...
- Y también?
- Tres veces por día. Eso sí, de lunes a viernes.
- Ajá. Eso es todo?
- Casi todo. En casa tengo una vecinita. La pobre es viuda,está sola...
- Y Ud...?
- Tres veces por día, sin falta.
- Pero hombre - dijo el médico ya molesto - yo ya tengo la causa
de su problema. Es más que obvio. Ud., mi amigo, tiene demasiadas
relaciones sexuales!
- En serio, por eso? Menos mal, Doctor, me saca un peso de
encima. Yo pensé que era por la paja...

4) La picadura
Dos amigos están recorriendo la selva misionera, y mientras
orina atrás de un árbol, uno de ellos tiene un accidente: lo pica
una yarará justo en el pene. El hombre hace torniquete con las
manos y pide ayuda al amigo, que afortunadamente tiene un
movicom. El amigo llama al Hospital de Posadas, y dialoga con un
médico:
- Aplíquele suero antiofídico en seguida y se salva seguro
recomienda el profesional.
- Qué te dice, che - pregunta el accidentado.
- Que te ponga jugo anteojídico.
- No tenemos, tarado. Decile que no tenemos.
- No tenemos, Dr. - dice el amigo.
- Ajá - dice el médico - Entonces hágale una
exanguinotransfusión, mientras llega la ambulancia.
- Qué dice, che, qué dice.
- Dice que te haga una isandinotransgresión.
- No podemos, boludo, estamos en medio de la selva.
- No podemos, Dr.
- Entonces dele algún fármaco antitóxico, que eso retarda el
efecto del veneno.
- Qué te dice, idiota? Qué te dice?
- Que dé una fórmica anti-óxido.
- No tenemos nada de nada, pelotudo. Decile.
- Doctor, no tenemos ni aspirina.
- Mire, haga lo siguiente. Tome la parte afectada, y succione
enérgicamente para extraer el veneno.
- Qué dice, animal, qué dice?
- Eh, que te vas a morir como un hijo de puta.

5) Prevención
Un hombre fue al médico, quejándose de impotencia. El médico
le recetó una pastillita y una cucharada de aceite, todos los días.
Al cabo de un mes el hombre vuelve al médico y se queja:
- Doctor, al principio anduve bárbaro, pero ya no me da resultado.
El médico lo revisó y le dijo:
- Dígame, Ud. tomó siempre la pastillita?
- Sí, doctor.
- Y el aceite?
- La primer semana sí, doctor, después no.
- Ah, mi amigo, entonces no lo puedo ayudar. No se le va a
parar nunca más.
- Nunca más...?????? Porqué?
- Fundió bolas...

6) Don Zoilo y la Resucitada
Un médico rural fue a un rancho a atender a un achica que
estaba en coma. Luego de revisar concienzudamente a la paciente,
una rubia preciosa de 21 años, el médico llegó a la conclusión
de que estaba así por falta de sexo. Dado que el profesional era
el único disponible para la tarea, el padre se la encargó. El
médico, con gran vocación de servicio, puso manos a la obra, y
santo remedio, la chica despertó. El médico pasó una factura por
la consulta, otra más por el tratamiento, y se fue.
Al tiempo pasó de vuelta por el rancho, y preguntó por su
paciente.
- La piba anduvo bárbaro con su método, Doctor - respondió el
padre - pero con el abuelo no dio el mismo resultado. Hace dos
meses que nos lo venimos cogiendo todos y no resucita...

7) Don Zoilo 2
Un porteño extraviado golpeó la puerta del rancho, y Don
Zoilo lo invitó a comer y pasar la noche. A la hora de dormir,
Don Zoilo le explicó que no había cama para él, por lo cual
tendría que compartirla con su hija, una hermosa y exuberante
rubia en edad de merecer.
- Eso sí - dijo el paisano - para que no pase nada raro, vamo a
poner una hilera de huevos en el medio de la cama. Y no quiero
ni una cascadura, m'entiende?
- Por supuesto, faltaba más, no se preocupe - respondió el hombre.
Llegó la noche, y la chica avanzó descaradamente sobre el huésped.
- No, dejame, yo no puedo ofender la hospitalidad de tu padre ,
dijo el hombre haciendo un esfuerzo sobrehumano.
- Dejate de joder... - dijo la chica, buscando entre los huevos.
Al cabo de un par de horas, la cama era un desastre.
- y ahora que le digo a tu padre? - dijo preocupado el porteño.
- No te preocupes, que papá es medio chicato. Los pegamos con
cinta Scotch y listo.
A la mañana siguiente, Don Zoilo ofreció al huésped un
desayuno de tortilla.
El mismo recogió los huevos de la cama y los llevó a la
cocina. Abrió el primero y... vacío! El segundo y ... vacío!.
El tercero y el cuarto... lo mismo.
- La puta que lo parió! - estalló Don Zoilo, mientras el porteño
palidecía - Hijo de puta! Le voy a retorcer el cogote!
Desgraciado! Guacho de mierda!... Yo le voy a dar... Yo le voy
a dar a ese gallo hijo de puta coger con forro...!


Logo de Ubik World Domination